Crystal Palace
 
ÍndicePortalFAQMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse
Cierre del Palacio, se darán 13 días para retirar el material de importancia de los usuarios demás

 

 Clanes Malditos.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Autor Mensaje
avatar
Lord Aliel
The last Fallen
The last Fallen

León Dragón
Cantidad de envíos : 188
Ganancias y Perdidas : 2
Fecha de nacimiento : 12/08/1988
Fecha de inscripción : 15/06/2009
Edad : 29
Localización : Mi antiguo linaje de llama desde la oscuridad de los tiempos.
Empleo /Ocio : Deshacerme de trolls

MensajeTema: Clanes Malditos.   Lun Ago 17, 2009 2:17 am

Una maldición es, en pocas palabras, la supuesta acción de un poder ultraterreno —por ejemplo, Dios, alguna deidad, ánima o espíritu— ejercida sobre un individuo específico, y que resulta en una serie de eventos catastróficos como pérdidas materiales, enfermedades, accidentes o, incluso, la muerte.

Las tradiciones de muchos pueblos distinguen dos tipos de maldiciones: las que alguien ejerce a través de magia o brujería —hechizos, invocaciones, imprecaciones o execraciones—, solicitando que la desgracia caiga sobre «el maldito», y aquellas en que el individuo ofende, voluntaria o involuntariamente con sus acciones u omisiones, a un dios o entidad poderosa y éste lo castiga descargando sobre él su ira. En ocasiones, la maldición es tan fuerte que no sólo pesa sobre una persona, sino que alcanza también a su parentela y a su descendencia. A esto se le llama «maldición familiar».

Es muy antigua la creencia de las maldiciones familiares y puede leerse en textos bíblicos —como el Éxodo, en el que Dios advierte a Moisés que quienes se inclinen y adoren a otro dios recibirán la visita de la iniquidad «hasta la tercera o cuarta generación»— o en la mitología griega, según la cual, quienes activan las maldiciones invariablemente son de sangre real, descendientes de un dios o poseedores de una bendición o talento especial, y la «ira divina» se debe al mal uso de ese don, expresado en una arrogancia exagerada o hubris —por ejemplo, la maldición de Apolo lanzada sobre Layo de Tebas, que alcanzó a su tristemente célebre hijo Edipo, quien, sin saberlo, mató a su padre y desposó a su propia madre.

Esta idea permeó tan profundamente nuestra psicología que, aún en pleno siglo XXI, seguimos adjudicando la mala fortuna de algunos clanes de relieve al negro velo de una maldición. Y aunque usted crea más en las coincidencias que en las «patrañas», seguro que su curiosidad es superior a su escepticismo —si no, ¿por qué sostendría esta revista en sus manos?—, así que lo invitamos a revisar los casos más sonados.

En la política

Los Nehru-Gandhi: el clan dominante en la historia independiente de la India fue iniciado por Jawaharlal Nehru, quien en 1947 asumiría el recién creado cargo de primer ministro de la India. Años más tarde, su única hija, Indira Gandhi —que tomó el apellido de su esposo Feroze, sin parentesco con el venerable Mahatma— ocupó la silla tres veces consecutivas, pero sus abusos en el poder acarrearon su derrota en las elecciones de 1977. Tres años más tarde, su hijo mayor y heredero político, Sanjay, murió en un accidente aéreo. En 1984, durante su cuarta gestión, la propia Indira cayó abatida bajo el fuego de sus guardaespaldas. Su hijo menor, Rajiv, ocupó el ministerio a la muerte de Indira, pero renunció en 1989, acusado de corrupción. Dos años después fue asesinado en un atentado terrorista.

Los Bhutto: esta adinerada dinastía, de origen indio, ha pagado caro el precio de portar el apellido dominante de Pakistán. A finales de 1971, Zulfikar Ali Bhutto se hizo del poder representando al Partido Popular Paquistaní, pero fue derrocado en 1977 en un golpe de Estado militar, enjuiciado y condenado a la horca en 1979. La maldición de los Bhutto cobró también la vida de sus hijos Shahnawaz, cuyo cuerpo fue encontrado sin vida en su departamento de Niza, Francia, en 1985, bajo sospecha de envenenamiento; de Murtaza, que fue tiroteado en 1996, a unos metros de su residencia en Karachi; y, hace poco, de Benazir, quien fue dos veces primera ministra de Pakistán y fue asesinada en un ataque suicida en Punjab, en diciembre de 2007.

Los Kennedy: ésta es quizá la maldición más famosa en la cultura popular. Al parecer, fue el hubris y los cuestionables métodos por los que el patriarca del clan, Joseph P. Kennedy, amasó su enorme riqueza, los que llamarían a la desventura. En 1941, Joseph sometió a su hija Rosemary, que padecía un leve retraso mental, a una lobotomía, con la esperanza de estabilizar su temperamento; el resultado fue que la joven quedó irreversiblemente tarada, así que fue relegada del clan e internada en un manicomio. Después de ello, la sucesión de muertes y tragedias ha sido larga: en 1944, el primogénito Joseph P. Kennedy Jr. murió en un accidente aéreo; en 1948, su hermana Kathleen falleció en las mismas circunstancias; en 1963, Patrick Bouvier, hijo de John F., nació prematuramente y murió dos días después; ese mismo año, John F. Kennedy, entonces presidente de los EE. UU., fue asesinado en Dallas, Texas; un año después, Ted sufrió un accidente aéreo y, aunque sobrevivió, quedó severamente lesionado; en 1968, siendo candidato demócrata a la presidencia de los EE. UU., Bob Kennedy fue asesinado en Los Angeles, California; en 1973, el hijo de Ted, Edward Jr., sufrió la amputación de su pierna derecha debido al cáncer; en 1984, David Kennedy, hijo de Bob, murió por una sobredosis de drogas; en 1997, su hermano Michael murió accidentalmente mientras esquiaba; en 1999, John F. Kennedy Jr. estrelló su avioneta particular en el mar y, finalmente, a Ted se le detectó un tumor maligno en el cerebro en mayo de 2008. La mata sigue dando…

En la realeza

Los Romanov: esta dinastía comenzó su reinado sobre el Imperio Ruso, cuando Miguel III, sobrino nieto de Iván IV, «el Terrible», ascendió al trono en 1613. Tres siglos después, Nicolás II, el último Romanov, se convirtió en zar de todas las Rusias y se casó con Alejandra Romanova, quien trasmitió el gen de la hemofilia —heredado de su abuela, la reina Victoria— a su único hijo varón, el zarevich Alexis. En su desesperación, Alejandra buscó la ayuda del siniestro Rasputín, que supuestamente tenía poderes de curación mística. Cuando la influencia del monje en los Romanov se convirtió en un peligro político, sus enemigos intentaron asesinarlo y él profetizó el fin de esta dinastía un año después de su propia muerte. Y, en efecto, al año siguiente del deceso del «monje loco», la Revolución de Octubre de 1917 dio fin al dominio de los Romanov, al cobrar la vida del zar Nicolás II, de la zarina Alejandra, del zarevich Alexis y de sus cuatro hermanas: Tatiana, Olga, María y la legendaria Anastasia.

Los Habsburgo: la caída de una de las casas reinantes más longevas no pudo ser más contundente. En 1854, el emperador Francisco José I, último bastión de la casa Habsburgo-Lorraine, contrajo nupcias con su prima Elisabeth de Bavaria «Sissi», cuya familia tenía antecedentes de locura y con quien procreó tres hijas y el varón heredero, Rodolfo. En 1889, el príncipe Rodolfo fue encontrado muerto, junto con su amante, la joven baronesa Mary Vetsera, aparentemente a causa de un pacto suicida; este hecho dejó a su primo, el archiduque Francisco Fernando, al frente de la línea de sucesión. Once años más tarde, Elisabeth sería apuñalada por un anarquista y, en 1914, Francisco Fernando y su esposa serían asesinados en Sarajevo, lo que precipitó el inicio de la I Guerra Mundial. Al morir Francisco José i en 1916, el último Habsburgo, Carlos I de Austria, ocupó el trono, pero renunció a él sólo dos años después.

Los Grimaldi: ésta es una de las maldiciones más añejas de Europa, que ha acechado a la familia real monaguense por más de siete siglos. Su origen se remonta al año de 1297, cuando uno de los primeros Grimaldi, Francisco el Astuto, se disfrazó de monje para engañar a los guardianes del Palacio del Príncipe de Mónaco y después los mató a traición. Según la maldición, los Grimaldi no pueden tener matrimonios largos o felices y, para muestra, los más recientes botones. La princesa Grace Kelly, esposa del príncipe Rainero III, murió en un accidente automovilístico en 1982. Su hija menor, Estefanía, ha tenido una errática vida sentimental y tres hijos ilegítimos con sus guardaespaldas. La hija mayor, Carolina, primero se casó con Philippe Junot y su unión duró sólo dos años; su segundo matrimonio terminó en tragedia cuando su esposo, el apuesto magnate italiano Stefano Casiraghi, falleció durante una competencia acuática de velocidad; su tercer marido, Ernst August V de Hannover, ha sido hospitalizado varias veces por desórdenes pancreáticos asociados con el alcoholismo.

En la literatura, el cine y los deportes

Los Hemingway: la depresión parece ser la gran catapulta del «gen suicida» de esta dinastía. En 1928, Clarence Hemingway, agobiado por las deudas y su diabetes, se dio un tiro con su pistola de soldado. Marcado por este hecho, ni el éxito, la fama o los premios Pulitzer o Nobel pudieron distraer del coqueteo con la muerte a su hijo Ernest, quien finalmente se suicidó con una escopeta en 1961. La maldición no terminó ahí: en 1966, la hermana de Ernest, Ursula, que luchaba contra el cáncer y la depresión, se suicidó con una sobredosis; en 1982, su hermano Leicester también huyó por la puerta falsa, al enterarse de que, debido a su diabetes, se le tenían que amputar ambas piernas. Finalmente, en 1996, en el aniversario de la muerte del escritor, su nieta, la bella actriz Margaux Hemingway fue encontrada muerta en su departamento de Santa Mónica por una sobredosis de barbitúricos.

Los Lee: en la cúspide de su estrellato en el cine de artes marciales, Bruce Lee se encontraba en el departamento de la coestrella de su siguiente cinta, El juego de la muerte (1978). Ahí tomó un medicamento para aliviar una fuerte jaqueca, pero una reacción alérgica hizo que su cerebro se inflamara, lo que, a la postre, causó su muerte el 20 de julio de 1973, tres meses antes del estreno de su filme más exitoso: Operación Dragón . Veinte años después, su hijo Brandon tendría también una muerte temprana, durante la filmación de la cinta que lo consagraría, El cuervo (1994): un error de los utileros hizo que una bala real se colara entre las salvas y terminara incrustándose en su pecho, causándole una muerte casi instantánea.

Los Von Erich: aunque fue poco conocido en nuestro país, Fritz Von Erich fue un implacable y exitoso luchador que dominó los encordados de EE. UU. durante los años 60 y 70, pero que jamás pudo contrarrestar las «llaves» que el destino le aplicaría. En 1959, su primer hijo, Jack, moriría accidentalmente electrocutado y ahogado a la edad de siete años; en 1984, David, «la Rosa Amarilla de Texas», serio contendiente al campeonato de la National Wrestling Association, falleció por una sobredosis de drogas; en 1987, tras la muerte de David, Michael también intentó seguir una carrera en el ring , pero tras sufrir serias complicaciones por una operación en el hombro, murió de una sobredosis de analgésicos; Chris, el hijo menor, deprimido por la muerte de sus tres hermanos y su poco éxito como luchador, se suicidó en 1991; dos años más tarde, Kerry, «el Tornado de Texas», siguió los pasos de su padre y se hizo del título de la NWA, pero, debido a problemas de drogadicción y a complicaciones por un accidente en motocicleta, se suicidó en 1993.

._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._.

No existen post's estúpidos, sino, estúpidos posteando.

¿Acaso este ser eres tú? Dale click si crees que lo eres.
Volver arriba Ir abajo
avatar
Sebastian David
Teniente Primero
Teniente Primero

Virgo Mono
Cantidad de envíos : 278
Ganancias y Perdidas : 1
Fecha de nacimiento : 10/09/1992
Fecha de inscripción : 08/06/2009
Edad : 25
Localización : Medellin, Colombia
Empleo /Ocio : sin interes a nada

MensajeTema: Re: Clanes Malditos.   Jue Sep 24, 2009 4:05 am

Excelente aporte, de lo mejor que he podido leer, fue excelente en verdad. Me da pesar, que la maldidicion de los Kennedy siguiera en curso, ya que como debemos saber, Ted murio luego de sufrir casi un año, de un cancer cerebral, que lo dejo sin ninguna cura, pero que al menos, se vio que resistio hasta el final (Por su discurso ante el partido Democrata el año pasado, La asistencia en la proclamacion de Barack Obama a la presidencia de EE.UU. y su participacion en el senado de EE.UU hasta Mayo de este año, por complicaciones de su cancer).

Aqui en Colombia, no se ha visto en la vida real casos asi, pero si se trato en una novela (Que considero de las mejores de este pais, en toda historia, se las recomiendo) llamada La Saga: Negocio de Familia.

En esta, se basan en casi 6 generaciones de una familia llamada Los Manrique, los cuales, el padre y fundador de esta Familia Oscar, asesina a sangre fria a uno de sus mejores amigos y socios,. este le pone una maldicion antes de morir la cual, era que todos sus hijos y los hijos de sus hijos sufririan por sus actos y que no descansarian en paz, y asi fue.

Transcurre desde 1930 hasta 2005, de todos ellos, solo sobreviven el ultimo descendiente Manrique que era solamnete un bebe y su Abuela, los cuales, sobreviven de un atentado terrorista contra ellos,

Asi, vemos como una maldicion puede hacer que toda una generacion de personas mueran de formas horribles y siga asi por siempre, sin descanso y perdon. Saludos.
Volver arriba Ir abajo
http://sebdastic.blogspot.com/
 

Clanes Malditos.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro: No puedes responder a temas en este foro.
Crystal Palace :: Ciencias Ocultas :: Historia Universal -